"Mentira" (original). Dos: "Recuerdos" [Blogs colaboradores]

:D ¿Qué tal, gente?

Otra semana, ¡otro capítulo de "Mentira"! ¿Ya leyeron el primero? O: Deberían. xD Otra vez cumplo a tiempo con Blogs colaboradores, estoy tan orgullosa de mí misma lol.


XD Dejaré mis comentarios para el final y, sin más preámbulos, aquí está el segundo capítulo. :3 Espero lo disfruten:
No sabía cuántos minutos llevaba estacionada ahí. Sus manos apretaban el manubrio tan fuerte que sus nudillos habían perdido color, su vista estaba fija en algún punto perdido en el paisaje que tenía delante. Sin mirar a nada realmente. Con un suspiro pesado se bajó finalmente del auto.

En ese mirador había terminado la primera cita que tuvo con José. En ese mirador había comenzado la historia que compartieron juntos hasta que la muerte los separó, era “su lugar”. Donde iban a escapar de todo, menos del otro. Era un lugar especial.

Antes de que lo notara, su respiración se había vuelto más lenta. Luchando para contener las lágrimas que comenzaban a nublar su visión.

—Hola, José —susurró—. Ha pasado un tiempo, ¿no? —Luego de unos segundos, negó con la cabeza. Rió sin ganas antes de agregar—: Quizás no el suficiente.

Exhaló. No tenía planeado volver a ese lugar, no desde… no. Pero algo en ella pensaba que esa etapa de su vida no estaría por completo cerrada hasta que se diera el tiempo para decirle adiós. Sentía que sólo había estado en un estado de negación, y que su herida realmente no se curaría si no lo enfrentaba. Por todo el amor que sintió por su primer esposo, debía despedirse correctamente. Y ese lugar era el indicado.

Ir al cementerio a hablarle a un ataúd vacío a tres metros bajo tierra no tenía sentido para ella.

—Me he vuelto a casar, ¿sabes?

Quería pensar que él estaría feliz por ella. Que, si la había amado tanto como ella lo amó, le gustaría que siguiera adelante. Porque él era bueno.

Sí…

—Me ha costado mucho seguir adelante… no creí que lo haría. Tú fuiste tan especial para mí, te amé como no creía poder amar a nadie. Pero soy feliz. ¿Puedo serlo? ¿Estás feliz por mí, José?

Las lágrimas habían comenzado a caer a pesar de sus esfuerzos por detenerlas. Y, a pesar de lo mucho que había llorado ya, se permitió seguir haciéndolo. Ni se molestó en limpiarlas, se preocuparía de eso cuando estuviera otra vez en el auto.

Casi podía verlo junto a ella. Mirándola curioso con una expresión divertida, aclarándole sin palabras que todo estaría bien. ¿Por qué no lo estaría? “Te preocupas demasiado, Ángela. Está bien. Eres una guerrera”, le diría con una sonrisa en su rostro.

—Pero no vine a hablar de él. Yo… no sé de qué vine a hablar, en realidad. ¿Vine a hablar de algo? Sólo… sólo quiero estar tranquila conmigo misma, si soy sincera. No quiero olvidarte, y dudo que pueda hacerlo aún si quisiera. Pero quiero paz. ¿Una última conversación, para que me desees suerte en este nuevo viaje?

Cerró los ojos. Él era esa clase de persona, ¿cierto? No lo consideraba alguien egoísta. Incluso si no hubiera muerto y se hubieran separado la apoyaría, ¿verdad?

¿Verdad?

—¿Me culpas por lo que pasó? ¿Lo haces? No deberías, José. Nunca pensé que todo terminaría así. Yo lo intenté, ¿acaso tú no?

La pena que sentía lentamente se iba convirtiendo en rabia. Dios. Él podía llegar a ser muy testarudo también. La mataría pensar que murió con rencor en su corazón; después de todo él también merecía paz.

Pero todo su cariño no podía cegarla. Junto a sus palabras venían los recuerdos de todos los malos momentos y las discusiones sin sentido. Cabía la posibilidad de que haya sido demasiado idealista y que la realidad simplemente hubiera quebrado su esquema, su impresión de cómo debían ser las cosas.

Ella podía ser difícil de tratar a veces, debía admitirlo. Aún así José no tendría porqué estar resentido con Ángela. No tenía derecho.

Era un sabor agridulce.

—Pero no quiero pelear. ¿Cambiemos el tema? Quizás no consideres adecuado que te diga esto precisamente a ti, pero mi taller de carpintería también está en la cochera de la casa en la que vivo ahora. ¿Qué piensas? —Tomó una pausa, mirando el árbol donde a él le gustaba apoyarse cuando iban al lugar. Sintiendo que estaba ahí—. ¿Te sorprende? ¿Creíste que lo dejaría? Pensé en hacerlo.

A la carpintería y a todo lo demás, pero no quiso decirlo en voz alta. No quería hacer sentir mal a José, por tonto que sonase.

Cuando él murió, su primer instinto fue intentar distraerse con la madera. Sería terapéutico, pensaba. Sólo que no se sentía bien en un principio. Se formaba un nudo en su estómago que no la dejaba trabajar tranquila, y con sólo mirar sus herramientas su rostro hacía una mueca.

—¿Querías que lo hiciera?

Pero no podía dejarlo. A los pocos días, quizás un poco más de una semana, sus manos le pedían volver a sus proyectos. Era lo único que realmente tenía ganas de hacer, y probablemente lo único que podría mantenerla cuerda.

Decidió que no debía abandonar lo que le hacía sentir bien. A pesar de todo. Le relajaba, y no se sentiría culpable por ello.

Después de todo, José ya no estaba con ella. Volvió a mirar el árbol.

Quizás… nunca lo estuvo.
Y... eso es todo por ahora.

Inicialmente pensé hacer este capítulo en primera persona. Quería que fuera cercano, que se pudiera sentir lo que Ángela sentía de primera mano... y sería la primera vez que mezclara narradores, de hecho. Sí me atrae la idea de experimentar con eso (y seguro lo haré en otra ocasión), pero luego me pareció que no era tan potente si no estaba en presente. Y eso de cambiar el narrador y el tiempo verbal...  no. XD No funciona para mí.

Me dije "Ey, puedes hacer este capítulo en presente con primera persona y los próximos hacerlos en presente pero con tercera persona". Pero he descubierto que escribir en presente con tercera persona no me convence. Pensé en hacer todos los siguientes en presente con primera, pero entonces el primer capítulo me molestaría lol. Mezclar, cosa que no me molestaría de no ser por los tiempos verbales, again. Así que así quedó.

Intenté que de todas formas se sintiera real, díganme si lo logré. Como toda la historia está centrada en Ángela a pesar de estar en tercera persona, pensé que sería posible de todas formas lograr la "cercanía" que había imaginado en primera persona. Y, a la vez, ir dando más pistas del pasado de Ángela y el primer matrimonio del que no quiere hablar, que era el punto de este capítulo xD.

¿Qué tal va? ¿Confundidos? ¿No? o: Espero sus opiniones. OxO ¿Cómo creen que seguirá? ¿Dudas, quejas, sugerencias? Ya saben que todo es bien recibido en los comentarios -w-. ♥ Llenan mi plutoniano corazón.

Aiko fuera!!

Comentarios

  1. ¡Buenas! Llego al día siguiente, felicitaciones por publicar el segundo capítulo a tiempo :D En cuanto a tus dudas sobre el narrador, suele pasarme también pero lo importante es que te sientas cómoda al contar la historia, si es así, al leer se nota.
    Me gusta el énfasis en las emociones de la protagonista. Hace que el misterio de la muerte de José sea más interesante.
    Lo del ataúd vacío me llamó la atención. Mi mente empieza a formar hipótesis. Lo mismo que la frase del final, que tal vez nunca estuvo.
    Espero ver cómo sigue.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! :D

      Usualmente no suelo darle muchas vueltas a qué narrador usar, excepto en casos como éste xD. O: Sí que tienes razón, tho: la cuestión está en estar cómoda con lo que se escribe.

      x3 Me gusta que te guste. LOL Es la primera vez que intento hacer algo con misterio, así que me alegra leer que, al parecer, de momento me está resultando bien. Espero no decepcionar con el final o:.

      ♥ Hipóteis, yay. Que vengan esas teorías (?) xD.

      :D ¡Gracias por pasar!

      Eliminar
  2. ¡Holaaa!
    En cuanto al narrador yo creo que cada historia te lo va pidiendo ^^ creo que así te ha quedado muy bien :)
    Y es una lectura un tanto amarga, me gusta cómo los sentimientos de la protagonista le llegan al lector con naturalidad.
    Y me encanta que dejes el gusanillo al final del capítulo jaja
    ¡Sigo!
    ¡un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o: Concuerdo contigo, el narrador suele llegar de manera natural con la hhistoria. xP Lo que no quita que de vez en cuando venga un atacazo artístico y se juegue con las posibilidades, huh.

      ;w; Qué lindas palabras. Me hace feliz saber que logré transmitir esos sentimientos.

      ¡Gracias por pasar!

      Eliminar

Publicar un comentario

Dudas, quejas, sugerencias, flames, proposiciones de contratos millonarios, juramentos de lealtad... siéntete libre de escribir lo que sea, yo contestaré a penas lo vea òwó.