"Amigo" (original). Capítulo cuatro: "Halloween" [Blogs colaboradores]

Okay, gente, aquí está. Y tuvieron que haber leído el capítulo uno, dos, y tres; finalmente aquí está el gran final. xD Espero que sea bueno (?).


Lamento haber tardado tanto u-u. Aruka tendrá un día menos de lo programado para reseñar, espero que eso no le de demasiado problema @w@. O: Este capítulo es un tanto más largo que los demás: 1.051 palabras.

En fin:
Los niños y no-tan-niños corrían de una calle a otra exigiendo dulces, Sofía no era la excepción. Su cola de dragón se arrastraba por la calle, y Laura casi podía asegurar que el verde del disfraz jamás volvería a su color original sin importar cuánto lo lavara luego.

—¡Mami! Vamos a esa casa, ¡corre!
—Voy atrás de ti, cariño, adelántate. —Laura sonrió. Vio a su niña correr hacia la casa que había señalado, uniéndose al coro de niños que amenazaba con vandalismo si no obtenía su cuota de azúcar.

La mujer nunca entendió el punto de Halloween, pero la verdad era que no importaba mucho. Las casas se llenaban de decoraciones originales y los niños lo pasaban de maravilla, así que suponía que le daba igual.

Oh. No se le debía olvidar confiscar esos dulces una vez llegaran a casa, sabía que su hija era capaz de comerlos todos si no se le controlaba. Y, casi como si la hubiera invocado con el pensamiento, ésta se le acercó a mostrarle los nuevos dulces que le dieron, su calabaza estaba casi llena.

—¿Mami?
—¿Sí, cariño?
—¿Crees que si vamos a la plaza encontraremos dulces entre las plantas?
—¿Eh? ¿Por qué encontrarías dulces entre las plantas? —Mirando hacia los lados, Sofía le indicó que se agachara.
—El espíritu del Haaalloweeen, mami —susurró—. ¡Como en Pascua! Aparecen huevitos en el jardín.

Sonaba tan segura, que su madre no pudo contener una risa.

—No funciona así, mi niña —explicó con una sonrisa.
—¿No?
—No.
—¿Entonces el espíritu del Halloween va a dejar sus dulces a las casas, para que los adultos los repartan?
—Puede ser.
—Wow.

Estaba tan emocionada, que ya llevaban un par de horas en las calles y aún no hablaba a “Monty”. ¿No que “la acompañaría”? Bueno, en ese segundo su mente estaba concentrada en otra cosa. Laura tuvo cuidado de no mencionarlo ni hacer que la menor pensara en él.

Era hora de que comenzara a olvidarlo, tal como había hecho con el resto de sus amigos imaginarios años atrás. Aún no entendía qué era lo que hacía tan especial a Monty como para que Sofía no lo quisiera dejar ir. Y, bueno, ya tenía siete…

Sí. Definitivamente, era hora de que comenzara a olvidarlo.

La calabaza no tardó en terminar de llenarse y Laura indicó que era hora de volver a casa, a pesar de las protestas de la infanta. No le molestó tanto la idea cuando le dijeron que podía comer algunos dulces al llegar.

Y fue justamente cuando estaba decidiendo cuáles eran los que quería comer cuando cayó en cuenta.

—¡No vino!
—¿Eh?
—Monty, mami. No vino.
—Oh… bueno, quizás no quería venir.
—Pero, mamá, él lo prometió. —Frunció el ceño.
—¿Qué tal si estaba ocupado o enfermo?
—Monty no se enferma —dijo luego de una risita, como si fuera algo obvio.
—Te lo explicará después entonces, amor.

La niña tomó algunos dulces y, aún con el ceño fruncido y los mofletes hinchados, marchó a su habitación.

No podía creerlo. ¡Monty le había mentido! Y él no miente nunca, nunca. Le hubiera gustado pedir dulces con él, su disfraz (bueno, su traje habitual) hubiera causado tanto asombro entre los otros niños… hubiera sido el mejor Halloween ¡y se hubieran quedado con todos los dulces!

Dejó los dulces en su cama y se tiró en el suelo, mirando el techo. Rodó todo lo que el espacio le permitió, hasta llegar a la arrinconada mesa de té.

—Barbie, ¿no dijo que sí vendría? —Esperó unos segundos—. ¡Ajá! Ya verá. Voy a… ¡voy a dejarle sólo dulces de plátano! ¿Eh? ¿A ti te gustan? Oh, bueno. También te daré algunos a ti.

Se levantó a buscar dichos dulces y los dejó frente a la muñeca. Tomó otros y los dejó frente al resto de sus muñecos, indicándoles que debían compartir.

Fue a su mesita de noche, donde un peluche pequeño se apoyaba en un caleidoscopio que había olvidado guardar cuando Laura se lo pidió. Tomó el caleidoscopio.

—¿También quieres dulces? —preguntó al peluche mientras lo acomodaba para que no cayera—. Monty no tendrá ninguno —aseguró, agitando el colorido juguete. Dio media vuelta mientras miraba a través de éste, pero sólo vio negro.
—Vaya, enana. ¿Así me recibes?
—¡Monty! —Extendió sus brazos en señal de alegría, pero los bajó de golpe—. Me mentiste.
—Yo no miento, Sofía.
—No pediste dulces conmigo.
—Dije que hoy vendría, y aquí estoy —aclaró, dándole especial énfasis a la primera palabra.
—Pero yo quería pedir dulces contigo…
—Oh, vamos, peque. Sé que lo pasaste bien, ¿no es así? Eres un dragón aterrador. ¿Cuántos dulces conseguiste? —El enojo de la menor pareció disipase de inmediato.
—¡Hubieras visto cuántos eran! Mamá se quedó con la calabaza porque no quería que comiera todos hoy, pero tengo algunos. ¿Quieres? Barbie tiene muchos de plátano.
—No tengo hambre —dijo mientras alzaba una mano, indicándole que no era necesario—. Es tarde, ¿sabes? ¿No deberías estar ya en la cama? —Mientras decía eso, la niña bostezó.
—No, no, juguemos un ratito, ¿sí?
—Está bien.

Sofía cayó dormida antes de que terminara de hacer los preparativos de una nueva fiesta del té. Y a pesar de que rezongaba y murmuraba que eso no era su trabajo, Muerte la llevó a su cama aún disfrazada, la acostó y arropó.

La miró por unos minutos y suspiró. Esa criatura estaba tan llena de vida…

Podía escuchar a Laura recibiendo a su marido y comentando sobre la recolección de dulces. Los adultos se quedaron hablando en la sala de estar sin prestarle atención a la película que la mujer estaba viendo, preocupados de ponerse al tanto del día del otro.

Un par de minutos más pasaron y llevó su índice a la frente de la niña. Presionó suavemente para llamar su atención y Sofía dijo algo inentendible, más dormida que despierta.

—Ey. —Otro bostezo de respuesta y la pequeña se incorporó a medias en su cama—. Es hora de irnos —anunció, extendiendo su mano.
—Está bien. —Tomó la mano que Monty le ofrecía con una sonrisa en su rostro. Se despidió con su manita de sus muñecos, su habitación y su casa, y con ella de sus padres.

Juntos, se alejaron hasta desaparecer. Y el reloj de las rosas se dio vuelta.


Y... eso fue. ¿Qué les pareció? ¿Algo triste? Pobre Laura u-u. Dato freak: pensé en hacer a Laura madre soltera, pero siento que con este final, hubiera sido muy cruel con la pobre mujer.

xD Yo estoy bastante contenta, a decir verdad. En general, llevé la historia tal como lo había planeado y eso es una experiencia nueva para mí lol. A pesar de que no cumplí con los horarios... de nuevo, lo siento por eso xD.

Esa imagen bella que ven arriba es de la que hablé en la presentación de esta historia, esa que no pude convertir en una linda portada que según yo fuera digna lol. Me vi tentada a ponerla en el primer capítulo, pero quería mantener la duda sobre quién era Monty... y en los otros dos capítulos simplemente no me pareció el momento.

Esa imagen (XD que la encuentran al googlear "Tea with the reaper". No sé quién la hizo, pero claramente no fui yo lol) reflejaba exactamente lo que quería transmitir con la historia, al menos con el primer capítulo.

Encontré hace un tiempo un webcomic llamado Mary Death, es cutesísimo (más o menos al estilo de Calvin and Hobbes. Kinda xD). La relación entre Monty y Sofía me recordaba un poco a eso xD.

Definitivamente algún día escribiré una secuela a esta historia. También pienso en una precuela. No es lo último que se leerá de Monty, Tiempo y Sofía.

Eeeeen fin. :D Dudas, quejas, sugerencias, comentarios, halagos, tomatazos, comida, regalos y todo lo que se les ocurra lo pueden manifestar en un comentario y me haría muchisimomuy (?) feliz.

Oh, por cierto: si ven que su feed en Blogger se volvió loco y le muestra mil veces que actualicé, es mi culpa y lo siento xP. Tuve un problemilla y... uh xD.

Aiko fuera!!

Comentarios

  1. wow!! me encanto ...es triste el final pero real :) ahora hacer mi reseña. saluditos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaw!

      xD Es curioso: tenía pensando este final desde el principio, pero aún así me dio mucha pena escribirlo :C. Pero quedó bien, ¿no? xD

      ♥ Gracias por pasar por todos los capítulos, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  2. :) listo http://blogdollblog.blogspot.mx/2015/11/resena-historia-amigo-de-aiko-kimura.html espero que te guste mi reseña :) saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial! x3 Qué emoción. ¡Me paso enseguida!

      Eliminar

Publicar un comentario

Dudas, quejas, sugerencias, flames, proposiciones de contratos millonarios, juramentos de lealtad... siéntete libre de escribir lo que sea, yo contestaré a penas lo vea òwó.