"Negocios" (Repo! The genetic opera)

Buenas, mi querida gente del mal.

Ya casi-casi termino de ponerme al día con los fics que tengo en FF.net, y luego de eso me faltarían dos más que aún no publico en ningún lado XD.

Esta vez traigo un fic de una película que en lo personal me gustó bastante, Repo!. Una película-musical de ópera-rock, oscura... xD y a veces asquerosa, con una trama interesante y una banda sonora zúperwow *-*.

Se podría decir que es un fic de la pareja formada por el ladrón de tumbas sin nombre (XD algo pasa con los personajes masculinos no nombrados) y Amber Sweet (cuyo apellido original es Largo, pero se lo cambió. XD En todo caso, ahora no importa).

Básicamente, él es un traficante de una droga llamada zydrate ("Z" para los amigos) y ella es la hija del jefe jefazo de la compañía más poderosa del lugar, que da la casualidad de que es adicta xD. Y eso.


La imagen es una captura de una de las canciones de la película, Zydrate anatomy. En el fic se hace referencias a ésta, a 21st century cure, a At the opera tonight y a una escena que fue eliminada de la película XD. Aunque creo que no es necesario verlas/escucharlas para entender el fic, si no han visto la película y quieren leerlo "bien" (XD al menos un tanto contextualizados), con esos videos y habiéndoles dicho quienes son creo que bastará xD. De hecho, con el primer y el último video es suficiente o/.

Ejem. :3 Háganme un favor y disfruten la lectura:
Negocios. Ni más, ni menos. Sólo negocios. Cada uno tenía algo que ofrecer, algo que el otro quería, algo que el otro necesitaba. Sólo negocios.


Zydrate, dinero. Todo puesto en la mesa, el intercambio listo para hacerse. Zydrate, dinero. Ambos ansiosos por su futura adquisición. Zydrate, dinero... sexo. Cada uno tenía qué ofrecer. Sólo negocios. 

Él era quien se arriesgaba el cuello; por cada mercado hay un submercado. Porque el zydrate era la cura del siglo veintiuno y era su trabajo robar tumbas. Porque la paga, al fin y al cabo, no era mala y él (lo admitiese o no) en cierta forma era adicto al dinero.

Ella era quien arriesgaba su imagen; en realidad eso no le importaba. Porque era adicta al zydrate y todos lo sabían aunque fingieran que no. Porque tenía el dinero y éste servía para darle los gustos que, como chica mimada que era, merecía.

Todo formaba parte de un equilibro que jamás debía ser quebrado. Un juego de dar y tomar, así era cómo funcionaba el mundo a fin de cuentas y ellos no irían en contra de ese sistema. Bueno, quizás sí: ella insistía en querer sólo recibir pues, cual fuera la razón, a veces se presentaba sin el efectivo.

Tensión. Violencia. Deuda. Zydrate. "Pago". Sí, cada uno tenía algo que dar: la sustancia azul la llevaba ahí y él siempre podía probar sus nuevas partes. Quizás no sólo eran adictos al zydrate o al dinero. Lujuria.

—No puedo sentir nada en absoluto... —Ella sonreía cada vez que decía eso. Era una burla y él lo sabía—. ¿Cuál es el problema, Ladrón de Tumbas?

Por mucho que le molestara, a pesar de que él poseía el zydrate era Amber quien llevaba el mando todo el tiempo. Ella decidía si pagaba o no, cómo pagaba, cuándo burlarse y cuándo dejar que él respondiera, cuándo iniciar y cuándo acabar, cómo hacerlo. Era astuta... y estaba dispuesta a lo que sea.

Él a veces se hacía de rogar. Dejaba que le provocara de distintas formas hasta que se aburriera y se le abalanzara encima. Intentaba no ceder... pero la carne era débil y él era sólo un hombre. Sus instintos le ganaban y no lo podía evitar.

Otras, en cambio, era ella la que en un principio se negaba. Él intentaba llegar a su cometido de manera rápida pero sutil, seduciéndola con cada movimiento... ella sonreía con satisfacción hasta que decidía que era hora de dejarlo actuar.

¿Sólo negocios? Sólo negocios. Lo que sea que tuvieran no rozaría siquiera el romanticismo jamás, así era el juego que ambos conocían y sabían jugar bien. Ambos querían lo que el otro tenía; también ambos se deseaban... un poco de diversión no haría daño a nadie, ¿verdad? Claro, siempre que ella tuviera tiempo y no le tirara el dinero a la cara (a lo que él le ofrecía a cambio la sustancia azul con una mueca burlona).

La mujer podía simplemente tomar la droga, sonreír con superioridad e irse, seguida por su séquito de guardias y la mirada del traficante, o arrancarle de las manos el frasco con una mirada de desprecio, obteniendo como respuesta una sonrisa maliciosa del ladrón de tumbas.

A él le gustaba verla molesta. Parecía que el sólo ver el odio reflejado en los ojos de la cambiante Largo, que transmitían un claro mensaje de que no dependía de él y que ella reiría al último, le alegraba el día. Sabía que ella volvería para quitarle esa satisfacción. Ah, el orgullo.

Toda comunicación entre ellos consistía en unas pocas palabras serias, miradas y, sobre todo, dobles sentidos. Y así estaba bien.

Después de todo, ella sólo era una perra con dinero y él sólo un distribuidor de droga. Podían haber muchas prostitutas, podían haber otros vendedores. Ambos lo sabían, y se lo recordaban cada cierto tiempo... ¿jugaban con los celos? Posiblemente, ambos eran (además) muy posesivos.

Pero no existía ninguna otra perra con dinero como Amber Sweet ni ningún otro vendedor de droga como ese ladrón de tumbas. Aunque nunca lo admitirían.

Negocios. Ni más, ni menos. Sólo negocios.
Es un fic ¿romántico-pero-no-romántico? (y éste es su respectivo link a FF.net :P) de la que sería mi pareja favorita de la película; son un par... interesante, sí. Supongo.

XD Quizás hable de ellos en un audioblog futuro.

En fin, eso es todo por ahora O:. XD Si les gustaron las canciones, el fic, todo, nada o lo que sea, me dicen en un comentario, ¿si? :D Y si les llama la atención vean la película, no pierden nada con intentarlo XD.

Aiko fuera!!

Comentarios

  1. Hola!!!
    Este no lo voy a leer XD porque no he visto la película y quiero verla primero :3
    Después de eso vendre a leer ^^

    Kiotsukete!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D ¡Zúper! Luego me dices qué te pareció ;) (y me das tu opinión del fic :P).

      x3 Gracias por pasar~.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dudas, quejas, sugerencias, flames, proposiciones de contratos millonarios, juramentos de lealtad... siéntete libre de escribir lo que sea, yo contestaré a penas lo vea òwó.