"Seguro" (original). Uno: "Estoy en casa" [Blogs colaboradores]

I liiiive!

Gente, oh, gente. Cuánto lo siento xD. ¡No he dado señales de vida desde noviembre! No estuve para navidad o año nuevo, ni para el cumpleaños del blog (;w;), ni siquiera para mi cumpleaños xD.

La verdad, la única razón es que me he distraído.

Pero vamos por un nuevo año, esperemos que sea más activo que el anterior. Mi propósito es ponerme al día con todas las iniciativas a las que me incribí, ya es hora lol.

Como pueden intuir por el título, estoy participando en la nueva ronda de Blogs colaboradores, nuevamente como escritora. :S Tendría que haber subido el primer capítulo la semana pasada, mil disculpas a Lu del blog Reflexiones de un Unicornio, mi compañera en esta ronda.


Esta vez, el tema a tratar debe ser la supervivencia. Y, como plus, debe incluir uno o más fragmentos escritos a modo de diario. Pensé escribirlo enteramente así, pero luego me arrepentí xD. El elemento común es un espejo, y ya tengo un par de ideas locas sobre cómo ponerlo a futuro ;).

Con esto en mente, hoy les traigo el primer capítulo de esta historia, cuyo resumen va más o menos así (?):
Corro. Corro por mi vida. No puedo ver quiénes me persiguen, pero una cosa es clara: una vez me tengan, seré hombre muerto.
Tenía la intención de subir otra entrada antes que ésta (¿a modo de separación entre ambas rondas?), pero... ^^U ya me he atrasado bastante.

En fin, sin más preámbulo, aquí está el primer capítulo de Seguro: "Estoy en casa" (xD nombre sujeto a cambios, pero por ahora me gusta).
Cierro la puerta y chequeo mi pulso. Efectivamente, estoy un poco agitado. Respiro profundamente un par de veces.

Estoy en casa. Estoy seguro.

Una vez logro normalizar mi respiración, me dirijo hacia las ventanas. Una por una, cierro las persianas y las cortinas cuidadosamente, asegurándome que no sea posible mirar al interior desde fuera.

Inmediatamente las habitaciones se oscurecen, pero no le doy demasiada importancia. De todas formas, anochecerá pronto: sólo estoy apurando lo inevitable. La luz artificial no es tan mala.

Estoy en casa. Estoy seguro.

Tratando de convencerme a mí mismo de que no hay peligros, camino hacia a mi habitación. Busco en todos mis escondites: bajo mi cama, entre mi ropa, detrás de cada mueble, y veo que, al parecer, todas mis cosas están en su lugar. Me doy cuenta de que estoy conteniendo la respiración y dejo salir el aire de mis pulmones, aliviado.

En todo caso, volveré a revisar en un par de minutos, en caso de que haya pasado algo por alto.

A veces me preocupa que hayan instalado cámaras o micrófonos por la casa en mi ausencia, pero quiero creer que me daría cuenta en mis revisiones diarias. Soy muy meticuloso, aunque quizás no es suficiente.

Nunca es suficiente. Nunca se es demasiado precavido. Nunca se está demasiado seguro.

No. No debo pensar así.

Estoy en casa. Estoy seguro.

Respiro profundamente un par de veces y voy por algo de comer. Estoy hambriento hace horas, pero las prioridades son claras: al llegar a casa, lo primero es revisar que todo esté bien. Siempre.

Aún no estoy del todo seguro quiénes son mis enemigos, pero claro que tengo mis sospechas. Por ahora, lo más seguro es desconfiar de todos. Culpables hasta que se demuestre lo contrario, ¿no?

¿Qué es lo que quieren? Tampoco lo sé. Probablemente documentos importantes que tengo ocultos. Me han dicho que son locas ideas mías, que no existe un real peligro. Que dichos papeles sólo contienen datos personales que no son de ningún valor para nadie además de mí.

Tonterías. Ellos quieren esos datos. Quién sabe qué usos puedan darles, pero los quieren. Estamos en un mundo muy, muy retorcido, y gente retorcida siempre buscará usos retorcidos para cosas aparentemente inocentes. No estoy loco, sé lo que está sucediendo.

La comida está insípida. Siento mi corazón latir más rápido y un horrible pensamiento cruza mi mente, a pesar de que trate de evitarlo. ¿Será posible?

No, no. El paquete estaba sellado, nunca como nada que no lo esté. Me aseguré que no tuviera agujeros o algo sospechoso antes de abrirlo. Ellos… ellos no podrían… no sin que me diera cuenta…

Pero así lo lograrían. Objetivamente, envenenarme es una forma rápida y efectiva de librarse de mí. Después de todo, sin importar lo cuidadoso que sea, necesito comer. Y, vaya, tenía tanta hambre… pude haber cometido un error.

A penas he dado una mordida, pero ya no quiero seguir comiendo. Ya no tengo hambre. La verdad es que estoy aterrado. La habitación es invadida por el sonido de mi respiración agitada.

No, no.

Estoy en casa. Estoy seguro.

Lo repito una y otra vez en mi mente, tratando de convencerme a mí mismo. Pero yo sé la verdad.

Ningún sitio es seguro.
¿Qué les pareció? Es bastante corto, en realidad O:. Tengo la idea general de qué es lo que quiero y cómo llevarlo, pero en términos concretos me costó un montón empezar a llevarlo a cabo lol.

Quiero darle un aire misterioso, que fue lo primero en lo que pensé cuando supe que debía tratarse de una historia de supervivencia xD. Espero haber empezado de buena manera~.

Es una historia completamente distinta a Amigo, no sólo por el tema: el protagonista esta vez es un hombre adulto y es él quien narra. Díganme, ¿logró trasmitir bien? ¿Les dio ganas de leer cómo continúa? O:

*-* Me dicen en un comentario y me hacen feliz, ¿sí?

Aiko fuera!!

Comentarios

Publicar un comentario

Dudas, quejas, sugerencias, flames, proposiciones de contratos millonarios, juramentos de lealtad... siéntete libre de escribir lo que sea, yo contestaré a penas lo vea òwó.